Pasta italiana 'gourmet': ¿Exquisitez o pijotada a precio de oro?

Este plato universal se ha convertido en uno de los grandes protagonistas en España pero la diferencia de importes entre marcas se multiplica casi por diez

Una tenedor con la única pasta del supermercado que recomiendan los nutricionistas / PIXABAY
Una tenedor con la única pasta del supermercado que recomiendan los nutricionistas / PIXABAY

Es hablar de ella y los amantes de la comida italiana empiezan a salivar. La pasta es uno de los platos estrellas en España. Macarrones, espaguetis, tallarines, lasañas y un largo listado de masas construyen una cultura gastronómica que conquista paladares. 

Cada vez hay más marcas de pastas que llenan las estanterías de supermercados. También hay unas amplias diferencias de precios entre ellas. Pero la pregunta que casi todos los consumidores se hacen es si merece la pena pagar más por este producto.

Comparativa de precios 

Como la oferta en pasta es tan amplía, Consumidor Global se ha centrado en los macarrones, un básico de cualquier hogar. Un producto cuyo precio se multiplica más de nueve veces en función de la marca.

Marca Supermercado Precio Formato Precio/kilo
El Corte Inglés El Corte Inglés 1,43 1kg 1,43
Gallo El Corte Inglés 2,47 900g 2,74
Barilla El Corte Inglés 3,45 1kg 3,45
Garofalo El Corte Inglés 1,79 500g 3,58
Martelli El Corte Inglés Club Gourmet 6,90 500g 13,80

Tomando como referencia el supermercado El Corte Inglés, se observa que la marca blanca del mismo ofrece un paquete de macarrones por 1,43 euros. Una cifra que asciende a 2,47 para pastas Gallo. Precios en torno a los 3,50 euros el kilo registran Barilla y Garofalo. Pero, la medalla de oro es para Martelli. La firma gourmet vende sus macarrones a 13,80 euros el kilo. 

Prioridad a la calidad 

Son muchos los factores que determinan el precio final de los macarrones. El marketing es uno de ellos pero no el único. Paco Lorente, consultor de marketing, destaca a Consumidor Global la relevancia del proceso de elaboración

Diferentes tipos de macarrones / PIXABAY
Diferentes tipos de macarrones / PIXABAY

Frente a las fabricaciones industriales que suelen realizar las marcas blancas, otras priorizan la calidad de los ingredientes o el método artesano. "Los consumidores le están dando mucha importancia a aquello que comen. En este caso, sí que van a elegir productos con una mayor calidad", sostiene Lorente. 

El sello italiano y el 'packaging'

Otro punto clave recae en el origen de la pasta. Así lo explica a este medio Francisco Torreblanca, consultor y profesor de estrategia e innovación. El hecho de que el producto contenga el sello italiano, automáticamente encarece su precio. 

Macarrones de la marca Martelli / EL CORTE INGLÉS
Macarrones de la marca Martelli / EL CORTE INGLÉS

A la procedencia, hay que sumar el envoltorio. Lejos de los envases de plástico brillantes de las marcas blancas, las firmas más sibaritas optan por embalajes de cartón, mates y de colores oscuros. "Estos elementos lo que hacen es elevar la calidad percibida del producto", justifica Lorente. 

Las redes sociales

Las redes sociales también juegan un papel importante en la diferencia de precios entre marcas. Lorente pone el foco en los vídeos sobre recetas y trucos para cocinar pasta que circulan por TikTok o Instagram. 

"Empujan al consumidor a probar cosas diferentes. Y en ese proceso, obviamente nos vamos a decantar por marcas nuevas, que tengan un packaging atractivo, que tengan un sello de calidad…", matiza el consultor. 

Una pasta con trufas / UNSPLASH
Una pasta con trufas / UNSPLASH

Trigo duro italiano

Más allá de todos los factores anteriores, hay uno que no puede fallar para justificar la diferencia de precios. La calidad de los ingredientes no tiene discusión. En este sentido, las marcas gourmets no tienen competencia. "Suelen usar el trigo duro italiano", confirma Torreblanca. 

De las cinco marcas recogidas en este artículo, todas usan trigo duro pero solo una recurre al italiano. Esa es Martelli, la más cara de todas. Torreblanca explica que la tendencia en España es usar trigo duro de importación. "Es de diferente calidad, es más masivo y no tiene las características ni organolépticas del trigo duro italiano", añade el experto. 

Plato de pasta con salsa fresca de quesos / FREEPIK
Plato de pasta con salsa fresca de quesos / FREEPIK

 

¿Merece la pena? 

Así las cosas, parece claro que sí merece la pena pagar por pasta gourmet. Pero no por cualquiera. La clave es fijarse en el origen de esa pasta, sus ingredientes y el proceso de secado. Solo así, el consumidor podrá evitar que le den gato por liebre. Garofalo o Barilla podrían ser unas alternativas mejores a las marcas blancas. Los macarrones de Martelli, a más de 13 euros el kilo, se reservan para los bolsillos más ricos. 

En cualquier caso, en España aún se sigue priorizando cantidad frente a calidad en lo que a pasta se refiere. Así lo explica Torreblanca. "Aquí nos falta la cultura de cuidar el producto y no pensar que es algo convencional. El consumidor tiene que tener el gusto de comprar la pasta y de cocinarla", zanja.

Has leído este contenido de Consumidor Global elaborado por nuestro equipo de redacción y expertos. Si deseas acceder de forma libre a todos los contenidos que producimos te recomendamos suscribirte. Además, podrás recibir asesoramiento legal gratuito por formar parte de nuestra comunidad.
Comentarios

Desbloquear para comentar

Suscríbase

Tenemos
el mejor plan
para el consumidor exigente

Suscríbase
Acceda

Acceso completo

Libere los accesos a todas las secciones bajo suscripción

Contenido exclusivo

Contenido exclusivo

Los mejores artículos, productos, contenido exclusivo y asesoría legal

Suscríbase
Sea el mejor consumidor únase a nuestro club.