• Home

  • Noticias

  • Análisis

  • Sangría de autor enlatada o cómo volver a enamorar a los españoles de un brebaje venido a menos

Sangría de autor enlatada o cómo volver a enamorar a los españoles de un brebaje venido a menos

Sangria Republic, una startup española, quiere revalorizar este cóctel clásico con nuevos sabores y distintos formatos

Así son las sangrías enlatadas de Sangria Republic, la nueva startup que quiere revolucionar el sector del vino / SANGRIA REPÚBLIC
Así son las sangrías enlatadas de Sangria Republic, la nueva startup que quiere revolucionar el sector del vino / SANGRIA REPÚBLIC

“Los guiris no son gilipollas, si la piden es por algo”, anuncia David Martínez, director de Sangria Republic, la startup que se ha propuesto “volver a enamorar a los españoles” de la sangría.  Sin duda, un valiente objetivo, teniendo en cuenta que de los 160 millones de litros de sangría envasados al año, el 65 % va a parar a Asia, Estados Unidos y el resto de Europa.  El restante se queda en el mercado nacional, pero prácticamente su totalidad está destinada a la restauración que sigue atendiendo a un público internacional

Se trata de un dato chocante, si se tiene en cuenta que la sangría, junto con el flamenco, los toros, la playa, la siesta y la paella, es uno de los distintivos del país del sur de los Pirineos. “Hay una serie de estereotipos que no se pueden cambiar, podemos reemplazar a Lola Flores por Rosalía, pero ya está”, añade Martínez. Pero más allá de las insignias que identifican a un determinado país, se encuentra el español real, el ciudadano de a pie. Un espécimen único que, con sus luces y sombras, se diferencia del resto de los ciudadanos del mundo por su capacidad para ser crítico con el país donde reside. ¿Será esta una de las causas del rechazo a esta bebida? 

Ahora en formato en lata

“Actualmente hay mucho marketing y poco producto”, señala Martínez cuando reflexiona sobre la industria de bebidas alcohólicas nacionales. Martínez sabe de lo que habla porque antes de empezar su particular cruzada con la sangría fundó Paco y Lola, una marca de éxito de vino albariño. Después lo fichó Freixenet, pero chocó con su tradición y la imposibilidad de realizar grandes cambios en la productora de cava.  “Quería volver a innovar”, confiesa. 

El primer paso era dotar de calidad el producto. “Hacer una sangría de autor, equilibrada, eliminar ese riesgo de que, dependiendo de quién lo mezcle, salga de una forma o de otra”, explica Martínez. Y lo segundo, cambiar el envase. “Siempre asociamos esta bebida a una jarra y, ¿qué pasa con el consumidor individual?”. Por ello, el empresario y su equipo decidieron ofrecer esta bebida en un formato más reducido, como la lata. “Hay dos tipos de consumidores, los que nacieron antes de las bebidas energéticas y los de después. Hay que adaptarse a las nuevas generaciones y el público joven es de refrescos”, apunta. 

Un vaso sangría / PIXABAY
Un vaso de sangría / PIXABAY

Solo frutas cítricas

Solo España y Portugal pueden fabricar esta bebida. Porque la receta de la sangría está protegida por ley, así como sus ingredientes. “Esto es lo mismo que la paella, hay unos elementos que no pueden faltar y, si no están, pues es un arroz con cosas”, asevera Martínez. 

La receta de la sangría tiene un 50 % de vino con una concentración de alcohol de entre 7º y 12º. El resto de la mezcla solo puede ser completada con agua natural o carbónica, zumos o frutas de origen cítrico. Por ello, “todo lo que lleve manzana, sandía o melocotón no será sangría, será wine cocktail”, defiende Martínez. El único ingrediente que puede variar en función de la persona que lo elabora son las especias, por ejemplo en Sangria Republic tienen mezclas con flor de jamaica, canela o enebro. Sin embargo, esta protección de los ingredientes en cuanto a la elaboración de la sangría pasa completamente desapercibida en los consumidores. “Porque no tenemos cultura de la sangría”, lamenta. 

“El sector del vino nos infravalora”

El sector del vino, a juicio de Martínez, es muy tradicional y también cerrado. “El sector del vino nos infravalora, recuerdo que no pudimos ir a una feria de vino que se hacía en Irlanda por ser sangría. Y no tiene ningún sentido porque al final nuestro producto está hecho con vino”, señala el empresario. 

Para él, que esta bebida no tenga un sitio respetable en la sociedad actual es por culpa de las empresas que la fabrican. “Todas tienen más productos aparte de la sangría, mira Don Simón o Lolea… Nadie presta atención a la sangría”. Por ello, Sangria Republic quiere innovar con nuevos sabores, “ya hemos creado una de flor de jamaica con yuso y otra con enebro y tónica”. Para la startup española, el objetivo es ampliar sabores y fronteras. De hecho, ya están presentes en Estados Unidos y Reino Unido, y en cuanto el Covid les deje, van a aventurarse en Singapur. Asimismo, en España se venden en Supermercados El Corte Inglés, Amazon, Glovo y Grupo Logista.

Has leído este contenido de Consumidor Global elaborado por nuestro equipo de redacción y expertos. Si deseas acceder de forma libre a todos los contenidos que producimos te recomendamos suscribirte. Además, podrás recibir asesoramiento legal gratuito por formar parte de nuestra comunidad.
Comentarios

Desbloquear para comentar

Suscríbase

Tenemos
el mejor plan
para el consumidor exigente

Suscríbase
Acceda

Acceso completo

Libere los accesos a todas las secciones bajo suscripción

Contenido exclusivo

Contenido exclusivo

Los mejores artículos, productos, contenido exclusivo y asesoría legal

Suscríbase