Compra a ciegas: así hacen negocio los e-commerce con las cajas sorpresa

Desde ropa y lencería hasta propuestas eróticas personalizadas, ningún sector se resiste a las ‘mystery boxes’

Una caja sorpresa con lazo negro / PEXELS
Una caja sorpresa con lazo negro / PEXELS

¿A quién no le gusta recibir una sorpresa de vez en cuando? El fenómeno de las mystery boxes, paquetes que incluyen productos y experiencias, ofrece esa sensación cada mes.

Estas sorpresas van desde las últimas novedades literarias hasta increíbles viajes a un destino desconocido. “Es perfecto para aquellos que quieren dejarse asombrar y descubrir lugares que, quizás, no se habrían planteado visitar en primera instancia”, indica Pau Sendra i Moreno, fundador de los paquetes de rutas Waynabox. Asimismo, el precio es un valor añadido, ya que esta forma de operar “permite trabajar con hoteles de calidad superior, que normalmente serían más costosos si fueran contratados directamente por el consumidor”, añade. 

Negocio en auge

Este y otros negocios similares, de distintos sectores, permiten a los clientes probar lo último, lo más trendy, sin pagar un dineral por la novedad. De hecho, las primeras que surgieron fueron las cajas de muestras de belleza, que se han diversificado tanto que ya hay beauty boxes veganas y solo de maquillaje, entre otros. “Contienen todo tipo de cosméticos en tamaño pequeño para poder probarlos y así no hipotecarse al comprar productos en su tamaño original, que suelen ser mucho más costosos”, cuenta Eloisa Patar, usuaria de varias de estas webs.

Otras plataformas aportan soluciones para personas con poco tiempo libre. “Hicimos un muestreo entre 20 hombres de 30 a 35 años y solo cinco de ellos habían comprado calzoncillos en el último año a pesar de saber que los necesitaban”, afirma Jesús Hernández, cofundador de La Muda Club. Esta compañía ofrece la posibilidad de recibir en el buzón ropa interior con diseños sorpresa, desarrollados por artistas nacionales. 

Experiencias personalizadas 

Asimismo, empiezan a proliferar los envíos personalizados, como es el caso de Bebenube. Se trata de un modelo que tiene en cuenta las alergias e intolerancias personales de cada bebé, hasta los 2 años. Estos pueden incluir juguetes, alimentos, productos para la higiene, accesorios, ropa e incluso libros o cosméticos para las mamás. “Supone una forma de ahorrar y encontrar productos que de otra forma los padres, posiblemente, no conocerían”, indican fuentes de este e-commerce a Consumidor Global

Las cajas sorpresa han vivido tal auge que incluso se han colado en el universo erótico, para quienes todavía sienten cierta vergüenza a la hora de comprar en un sex shop. Las sex box se han propuesto poner fin a la rutina de muchas parejas, sin que nadie lo sepa. “Siempre mandamos un paquete discreto, para que nadie conozca el interior”, cuenta Fran Murillo, de la agencia Bellidera y encargado de gestionar estos envíos eróticos. Además, son personalizadas según los gustos de cada uno, ya que preparan “al cliente para que la sorpresa vaya en consonancia con lo que quiere”, defiende  Murillo. 

¿Son rentables las cajas sorpresa?

Muchas empresas online apuestan por el modelo de suscripción sin permanencia, ya que permite “darse de baja en cualquier momento, por lo que no obliga a permanecer un tiempo específico. De hecho, se puede decidir mes a mes”, indica Patar. Sin embargo, hay que tener en cuenta que muchas buscan impulsar una compra posterior, a través de sus colaboraciones con grandes marcas. “Juegan al fenómeno unboxing --abrir un paquete delante de una cámara, igual que un influencer-- y la adrenalina que ello conlleva”, analiza María Vidal, usuaría de Birchbox. De hecho, no cubren una necesidad, aunque permiten conocer todas las novedades del sector y comprar sabiendo si te gusta", añade. 

La principal traba cuando se compra a ciegas, como ocurre con estas cajas, reside en las devoluciones; es decir, hay que pagar los portes para hacer cambios. No obstante, como en todos los comercios, dependerá de la política de cada negocio. Así, aquellos enfocados en el  testeo, como Desgutabox, no contemplan cambios porque defienden que su filosofía es conocer productos nuevos y que así el usuario sabe de primera mano si le gusta o no. Mientras, aquellos que buscan cubrir una necesidad y facilitar la experiencia de compra, como Lookiero, permiten elegir los productos que el usuario se quiere quedar y devolver el resto de forma gratuita.

 

Has leído este contenido de Consumidor Global elaborado por nuestro equipo de redacción y expertos. Si deseas acceder de forma libre a todos los contenidos que producimos te recomendamos suscribirte. Además, podrás recibir asesoramiento legal gratuito por formar parte de nuestra comunidad.
Comentarios

Desbloquear para comentar

Suscríbase

Tenemos
el mejor plan
para el consumidor exigente

Suscríbase
Acceda

Acceso completo

Libere los accesos a todas las secciones bajo suscripción

Contenido exclusivo

Contenido exclusivo

Los mejores artículos, productos, contenido exclusivo y asesoría legal

Suscríbase