Las tiendas estallan contra Amazon por 'abandonar' la nevera vieja al comprar una nueva

Los comerciantes de electrodomésticos acusan a las grandes plataformas de comercio electrónico de "competencia desleal"

Una nevera nueva con el precio rebajado en una tienda / EP
Una nevera nueva con el precio rebajado en una tienda / EP

La Federación Española de Comerciantes de Electrodomésticos (FECE) está harta. Las reglas del juego del sector son las mismas para las tiendas físicas y los establecimientos online, pero la organización considera que, en la práctica, eso no es así y se produce “un agravio comparativo” que favorece a las plataformas digitales, asegura Marta Pérez, directora general de FECE.

Una de las quejas principales de esta  federación de comerciantes reside en la obligación legal de las tiendas --ya sean online o físicas-- de ofrecer de forma gratuita a los clientes la recogida de un electrodoméstico antiguo cuando éste se sustituye por otro adquirido en el establecimiento. “Algunas plataformas de e-commerce y, sobre todo, las grandes multinacionales, esquivan muchas de estas obligaciones y eso les permite ofrecer unos precios más bajos a costa de incumplir la ley”, sostiene Pérez.

Información escondida  

FECE también lamenta que, en ocasiones, no se cumpla con la obligación de informar de sus derechos a los usuarios o, en el caso de Amazon y Ebay, se haga de forma vaga y confusa. Consumidor Global ha contactado con Amazon en España sobre este asunto y la firma se defiende. “De acuerdo con la directiva sobre residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE), Amazon ofrece a aquellos clientes que realicen la compra de un equipo eléctrico o electrónico el servicio de recogida gratuita en sus hogares de aquellos equipos viejos o usados que sean similares”. 

Pese a ello, la información queda escondida en apartados remotos de la  web como, por ejemplo, en el de devoluciones. Esto conlleva que, si el cliente desconoce las obligaciones del distribuidor, por lo general, tampoco solicite los servicios a los que tiene derecho en caso de necesitarlos. Además, FECE señala que en ocasiones estos datos sólo se facilitan cuando se selecciona un tipo de compra premium que incluye la instalación del aparato. “La tienda de proximidad está sujeta a inspecciones y multas por este tipo de cosas. Sin embargo, no vemos que se haga lo mismo con las tiendas online”, lamenta Pérez. 

Siempre gratis

El Real Decreto de 2015 sobre residuos de aparatos eléctricos y electrónicos establece que la recogida de los grandes electrodomésticos debe ser gratuita por parte del distribuidor cuando el consumidor lo sustituye al comprar uno nuevo en el mismo establecimiento. Sobre ello, la federación de comerciantes se queja de que en ocasiones las plataformas online hacen exigencias tan variopintas a los clientes como que envuelvan el producto --algo difícil en el caso, por ejemplo, de una nevera-- o que lo acerquen a una oficina de Correos.

“Si una tienda física tiene que recoger la nevera usada cuando vende una nueva y sin coste para el cliente, los negocios online también deben hacerlo. Esto conlleva costes de logística inversa, de trazabilidad, de almacenamiento”, asegura la directora general de FECE. De hecho, según fuentes del sector, este proceso puede suponer en torno a un 10 % del precio del electrodoméstico. “No es de recibo que se pueda ofrecer el mismo producto más barato porque no pasa nada si se incumple la normativa de recogida de residuos”, añade.

Inacción autonómica

“La competencia para esta inspección y sanción está en las comunidades autónomas. Y, ante nuestras denuncias, o bien no responden o nos dicen que la entidad denunciada no incumple la norma”, se queja Pérez.

Basura electrónica en un contenedor / EP
Basura electrónica en un contenedor / EP

Según los últimos datos de la Fundación Ecolec, en 2018 esta organización gestionó de forma correcta en España más de 100 millones de kilos de chatarra electrónica. Pero, a pesar del gran volumen que supone, esta cantidad no representa el total de la basura de este tipo, que, en muchas ocasiones, daña el medioambiente debido a su abandono de forma irresponsable. 

Pequeños aparatos en grandes superficies

Otra opción de la que disponen los usuarios para deshacerse de forma gratuita de sus electrodomésticos antiguos son los puntos limpios municipales. En estas instalaciones se realizan diversos procesos de reciclaje que permiten dotar de una segunda vida a estos residuos que, si se gestionan de forma incorrecta, pueden provocar diversos tipos de contaminación debido a sus componentes.

Al margen de los electrodomésticos de gran tamaño, la ley también señala que los distribuidores que cuenten con una zona de venta de, al menos, 400 metros cuadrados, deben recoger de forma gratuita los pequeños aparatos que tengan una dimensión exterior de menos de 25 centímetros. Para esta recogida, en cambio, no es necesario que el usuario compre un aparato equivalente en el establecimiento. En esta categoría se incluyen, por ejemplo, los teléfonos móviles, pequeñas radios, altavoces de ordenadores o cepillos eléctricos, entre otros productos. Eso sí, el cliente está obligado a quitar las pilas en el momento de entregarlos.

Has leído este contenido de Consumidor Global elaborado por nuestro equipo de redacción y expertos. Si deseas acceder de forma libre a todos los contenidos que producimos te recomendamos suscribirte. Además, podrás recibir asesoramiento legal gratuito por formar parte de nuestra comunidad.
Comentarios

Desbloquear para comentar

Suscríbase

Tenemos
el mejor plan
para el consumidor exigente

Suscríbase
Acceda

Acceso completo

Libere los accesos a todas las secciones bajo suscripción

Contenido exclusivo

Contenido exclusivo

Los mejores artículos, productos, contenido exclusivo y asesoría legal

Suscríbase