Los consumidores arden con TaskRabbit, el Glovo para montar muebles de Ikea

Dejar a medias el trabajo, romper algún producto o cobrar de más son algunas de las quejas de los usuarios en redes sociales

Largas colas en uno de los establecimientos de Ikea / EP
Largas colas en uno de los establecimientos de Ikea / EP

El servicio TaskRabbit que Ikea adquirió en 2017 y arrancó su andadura en España en 2020 está dando mucho de qué hablar. Esta aplicación --cuyo servicio se asemeja a Glovo-- reúne a varios usuarios interesados en ralizar tareas de todo tipo, desde montar muebles del gigante sueco a cuidar mascotas. De hecho, Ikea ha prescindido de su servicio propio de transporte y ensamblaje de mobiliario y ahora deriva a sus clientes a los taskers, como se llaman los usarios de TaskRabbit, tal y como ha avanzado El Diario.

No obstante, la compañía ya ha recibido varias quejas en redes sociales de numerosos clientes insatisfechos. Tanto en Twitter como en plataformas tipo Trustpilot, este servicio acumula una larga lista de reclamaciones.

Montajes a medias y piezas rotas

Las quejas más comunes entre los clientes que han usado TaskRabbit están relacionadas con trabajos realizados a medias, el plantón de algunos montadores, cancelaciones inesperadas, muebles rotos o cobros de un servicio que no se ha realizado. Un ejemplo claro es de Olga, una cliente de Ikea que, tras comprar varios muebles para su madre, solicitó el servicio de un tasker para que se los montara. Pero, después, se encontró con un armario roto y un servicio inacabado. Su frustración creió al intentar contactar con TaskRabbit mediante un teléfono sin éxito. El servicio sólo admite conversaciones vía chat. 

El tuit del usuario Perra de Satán donde se queja del nefasto servicio de TaskRabbit / @perradesatan
El tuit del usuario Perra de Satán donde se queja del nefasto servicio de TaskRabbit / @perradesatan

Pero el de Olga no ha sido el único caso. Marta también lamenta en Trustpilot que a pesar de que canceló el servicio con antelación, "el tasker le cobró 21,83 euros" por nada. Y la usuaria @perradesatan se quejaba en Twitter de que le rompieron una pieza del mueble que compró y los montadores de TaskRabbit se marcharon "porque se les olvidó el taladro". De momento, Ikea no se ha pronunciado al respecto de estas reclamaciones y quejas. 

Has leído este contenido de Consumidor Global elaborado por nuestro equipo de redacción y expertos. Si deseas acceder de forma libre a todos los contenidos que producimos te recomendamos suscribirte. Además, podrás recibir asesoramiento legal gratuito por formar parte de nuestra comunidad.
Comentarios

Desbloquear para comentar

Suscríbase

Tenemos
el mejor plan
para el consumidor exigente

Suscríbase
Acceda

Acceso completo

Libere los accesos a todas las secciones bajo suscripción

Contenido exclusivo

Contenido exclusivo

Los mejores artículos, productos, contenido exclusivo y asesoría legal

Suscríbase