• Home

  • Noticias

  • Servicios

  • Diatomeas: el desparasitador de mascotas que triunfa en las redes pero ningún veterinario aprueba

Diatomeas: el desparasitador de mascotas que triunfa en las redes pero ningún veterinario aprueba

El tentador reclamo de esta arena asegura que es barata, natural y sin efectos secundarios, pero no existen estudios que lo confirmen

Diatomeas para animales vistas al microoscopio / EP
Diatomeas para animales vistas al microoscopio / EP

Hace millones de años, unas pequeñas algas conocidas como diatomeas poblaban los mares, lagos y océanos. Como parte del plancton, desarrollaron una pequeña coraza hecha de carbonato cálcico, como si de una minúscula caracola prehistórica se tratara. Con el tiempo, estas pequeñas conchas fueron creando un polvo blanquecino que se depositó en el fondo marino y que hoy conocemos como tierra de diatomeas

¿Y para qué sirve este organismo milenario? Se ha utilizado como fertilizante, insecticida, estabilizante para la comida e incluso suplemento alimenticio para los humanos. Aunque sin duda, su último éxito ha sido su función de desparasitador de mascotas, a pesar de que entre sus muchas virtudes la ciencia no ha podido demostrar demasiadas evidencias sobre su efecto sobre animales. 

Diatomeas contra insectos

La teoría de los comercializadores de diatomeas es bastante sencilla. Gran parte de la composición de esta tierra, entre el 70 % y el 90 %, es dióxido de silicio, el resto, carbón y calcio. Este compuesto interacciona con el cuerpo de los insectos y parásitos al romper su caparazón. Ahí, absorbe toda la humedad de su cuerpo y los seca, de forma que caen de los pelos y la piel de animales de compañía. Este efecto físico, que no químico, es uno de los mayores reclamos del producto, según señala Raúl Martínez, director comercial de Diatomeas Iberia, empresa española que distribuye este polvo para animales y personas. 

Pero además, también se puede administrar por vía oral a los animales. Al mezclarse cierta proporción con los alimentos, este producto aporta minerales y, en teoría, desparasita su interior. Si bien, no se han podido comprobar estos efectos una vez ingerida. “Intenté reunirme con veterinarios para hacer pruebas constatables, pero se negaron porque no querían trabajar con empresas privadas. También es cierto que se trata de un producto no patentable, así que no hay muchas empresas que se interesen en hacer estudios grandes”, indica Martínez. 

Sin estudios que demuestren su eficacia

El efecto de este producto sobre los insectos no deja lugar a dudas. De hecho, la Unión Europa lo ha reconocido como biocida. Sin embargo, esto solo hace referencia a su función como insecticida. No está reconocido como un producto fitosanitario, por lo que no se puede usar en plantas. En 2017 sí que se recogió una enmienda que permitía ciertos usos como abono aunque en condiciones concretas y según su procedencia o composición exacta. Su ingesta en humanos sólo puede provenir del aditivo E-551 que se utiliza como antiaglomerante, aunque algunos estudios han intentado demostrar su acción contra los parásitos sin obtener resultados satisfactorios. 

Otros expertos tampoco se muestran favorables al uso de esta sustancia sobre animales domésticos. “En lo técnico, no puedo negar que funcione, aunque tengo dudas más que razonables. No existe ningún estudio serio, independiente y riguroso que demuestre su eficacia; lo que sí que existen son multitud de tratamientos eficaces, probados y seguros”, comenta Manuel Lázaro, vocal del Colegio de Veterinarios de Madrid. El especialista también incide en que, sea efectivo o no para eliminar ciertos parásitos, se desconocen efectos secundarios y necesita pasar todo un proceso de verificación de dosis recomendadas o formas de aplicación. 

El precio como gancho

Ante la duda sobre cualquier aspecto que pueda influir en la salud de los animales de compañía, la mejor idea siempre es acudir al veterinario. A veces, las redes pueden ser una trampa, ya que el precio o el marketing de ciertos productos puede romper esta dinámica. Así, el precio del kilo de tierra de diatomeas varía entre los seis y los 30 euros, según el proveedor, lo que en comparación con la mayoría de tratamientos veterinarios antiparasitarios puede ser un chollo. 

Sin embargo, las dudas son demasiadas para aceptar este polvo como una alternativa viable. “Yo nunca lo he usado, pero sí que conozco su utilización en gallinas. Entiendo que funciona porque los ácaros que pueden tener son más pequeños y delicados. No creo que hiciera efecto contra garrapatas o pulgas”, señala Tomás Piermani, veterinario y propietario del servicio TomVets de asistencia a domicilio. El experto concluye apuntando que su aplicación sería complicada en animales domésticos que vivan en pisos e ineficaz en los que se relacionen directamente con la naturaleza.

 

Has leído este contenido de Consumidor Global elaborado por nuestro equipo de redacción y expertos. Si deseas acceder de forma libre a todos los contenidos que producimos te recomendamos suscribirte. Además, podrás recibir asesoramiento legal gratuito por formar parte de nuestra comunidad.
Comentarios

Desbloquear para comentar

Suscríbase

Tenemos
el mejor plan
para el consumidor exigente

Suscríbase
Acceda

Acceso completo

Libere los accesos a todas las secciones bajo suscripción

Contenido exclusivo

Contenido exclusivo

Los mejores artículos, productos, contenido exclusivo y asesoría legal

Suscríbase