Ranking: ¿cuál es el mejor hummus del supermercado?

Probamos y analizamos la pasta de garbanzos de Mercadona, Lidl, Carrefour, Aldi y Consum, las más consumidas en España

Un pato de hummus con garbanzos y hortalizas / PIXABAY
Un pato de hummus con garbanzos y hortalizas / PIXABAY

Garbanzos, sésamo, aceite y limón. Con infinitas variaciones, pero con una base común, el hummus ha traspasado las fronteras de Oriente Medio para convertirse en plato sano y económico que ha conquistado el paladar de medio mundo. Un plato de origen incierto, por cuya paternidad Turquía, Líbano, Palestina, Egipto e Israel combaten desde hace décadas. Es difícil encontrar un ganador, ya que los garbanzos fueron una de las primeras legumbres que el ser humano domesticó e introdujo de forma habitual en su dieta. Este hecho provocó que cientos de recetas diferentes se difundieran entre países vecinos e hibridaran sus ingredientes o tradiciones relacionadas. 

En una metáfora actual de la lucha por encontrar la mejor receta de este plato, decenas de supermercados y negocios no han dudado en lanzarse a vender su propio hummus. Motivados por su bajo coste de fabricación gracias a sus pocos y sencillos ingredientes, ha tenido un gran calado en la dieta de los españoles, que han encontrado en el hummus un alimento saludable y accesible para todos los públicos, incluidos los vegetarianos y los veganos. Pero más allá del marketing, ninguna de estas recetas de marca blanca comparte exactamente los mismos ingredientes, precios o cantidades. Consumidor Global ha probado y analizado las principales marcas de hummus de supermercados para identificar cuál cumple mejor con los beneficios y sabores de la receta original. 

El aceite, ingrediente diferenciador

Las referencias seleccionadas han sido Simply Greek (Mercadona), Lidl (Chef Select), La Cocina de Aldi, Consum (Delituss) y Carrefour. Entre estos cinco hummus hay varios factores que los diferencian, como el tipo de aceite utilizado, la cantidad de garbanzos o el uso de tahina --una pasta de sésamo triturado--, fundamental en una receta equilibrada. “Lo ideal es utilizar aceite de oliva, aunque aquí aparece poco. Lo más común es usar girasol o colza, también conocido como aceite nabina. Y para el caso, mucho mejor este último, ya que contiene muchos más ácidos omega-3”, explica Mayte Gimeno, nutricionista y dietista de Valencia. 

Entre las recetas de supermercado, emergen dos escuelas de pensamiento sobre cómo hacer el hummus. Los vendidos en Mercadona y Carrefour contienen casi un 20 % de aceite de girasol, al que se le añade cerca de un 2 % de aceite de oliva. Por otro lado, Lidl, Aldi y Consum usan el aceite de nabina como ingrediente más abundante después de los garbanzos cocidos. 

Garbanzos y sésamo

Si uno de los ingredientes tiene que brillar con luz propia en este plato, sin duda son los garbanzos. No sólo aportan la mayoría de los valores nutricionales al hummus, sino que gran parte de su textura y consistencia también proviene de esta legumbre. Lo ideal es que el garbanzo se acerque al 70% de la composición total de la receta, algo bastante difícil de encontrar en aquellas que se venden en los supermercados. En este caso, la mayoría se mueven entre el 52 % % y el 58 %, siendo el de Carrefour el que contiene menos cantidad, y el de Delituss, el que más. 

Pero la contraparte de los garbanzos es el componente más exótico de la lista. Cualquier receta, independientemente del país con el que se asocie, comparte como rasgo fundamental el uso de tahina. Este triturado de semillas de sésamo aporta mucha profundidad al sabor del hummus y cierto toque astringente, pero es un producto más caro que las semillas al uso. Es posible que por esto muchas marcas prefieran obviar este paso. La Cocina de Aldi emplea este recurso, pero también hay un detalle que se suele pasar por alto. “Es importante que el sésame se triture antes de incorporarse al plato, pero tiene que ser con semillas crudas. Normalmente, la pasta de sésamo se hace con las tostadas y el sabor es totalmente diferente”, explican desde el restaurante Al Kasser, en Valencia, especializado en cocina marroquí. 

Una cuestión de precio

Sin embargo, lo  más relevante para muchos consumidores es el sabor. Gimeno asegura que el camino más sencillo para comer un buen hummus es prepararlo en casa, donde se le pueden añadir especias o experimentar con cantidades e ingredientes para hacer la receta que más se adapte a cada uno. Aun con todo, si se necesita comprar algún producto preparado, los precios varían sustancialmente. 

En el caso de Mercadona, el hummus se vende en dos tamaños: 240 gramos por 1,40 euros y la versión ahorro, en la que el envase de 670 gramos (480 netos) sale por 2,29 euros. Por el otro lado, la marca Delituss que se vende en Consum es de los más pequeños, 150 gramos. Su precio es de 1,19 euros. Carrefour repite la fórmula de 240 gramos por 1,39 euros. Por su parte Lidl y Aldi se convierten en los más baratos con un euro por 200 gramos. 

 

 

El sabor: la prueba final

Pese a que todos estos hummus tienen en común muchos puntos, los sabores son completamente diferentes entre ellos. Simply Greek, el hummus más exitoso de Mercadona, tiene una textura muy licuada con un sabor donde se percibe cierto matiz dulce y el ácido del limón tiene mucha presencia. Lidl tiene una textura muy similar, pero pierde su sabor en favor de un matiz más neutro, donde destaca el sésamo. 

En cambio, el paté de Consum se nota con mucho más grumos mientras que Aldi y Carrefour son una masa más densa y espesa. El sabor de Delituss gana en gusto a garbanzo y recupera el toque dulce. Carrefour se muestra bastante equilibrado aunque se aprecia cierto toque amargo de la mezcla de limón y la pasta de sésamo, aunque en este sentido se lleva la palma el de Aldi, con un sabor incluso poco agradable donde no se nota ni el garbanzo ni el limón. 

Conclusión 

En términos generales, Carrefour y Mercadona destacan tanto por su gusto como por su composición, a pesar de abusar del aceite de girasol. Son los más equilibrados en cuanto a sus matices en boca, su precio y su condición dietética, punto donde Carrefour se impone a Simply Greek. 

 

 

Consum, un poco más caro en el precio por kilo y sin brillar tanto en sus ingredientes se salva del último puesto por un sabor neutro, una textura más parecida a la receta original y el uso de aceite de colza y pasta de sésamo en cantidades considerables. En la cola, las cadenas alemanas combaten por el título de peor hummus del quinteto analizado. En esta ronda final, la marca Chef Select de Lidl tiene una mayor cantidad de garbanzos y muchos menos aditivos que el plato preparado de Aldi, con un sabor difícil, una textura extremadamente densa y unos ingredientes cuestionables.

 

Has leído este contenido de Consumidor Global elaborado por nuestro equipo de redacción y expertos. Si deseas acceder de forma libre a todos los contenidos que producimos te recomendamos suscribirte. Además, podrás recibir asesoramiento legal gratuito por formar parte de nuestra comunidad.
Comentarios

Desbloquear para comentar

Suscríbase

Tenemos
el mejor plan
para el consumidor exigente

Suscríbase
Acceda

Acceso completo

Libere los accesos a todas las secciones bajo suscripción

Contenido exclusivo

Contenido exclusivo

Los mejores artículos, productos, contenido exclusivo y asesoría legal

Suscríbase