Dar comida cruda a las mascotas crea infecciones y un déficit de nutrientes

La bautizada como dieta BARF tiene unos peligros mucho mayores que sus supuestos beneficios

Gato alimentándose de comida preparada / PIXABAY
Gato alimentándose de comida preparada / PIXABAY

La comida para mascotas cuenta cada vez más con diferentes opciones en el mercado. Depende de la raza, la edad o el peso, ya existe un producto especializado para cada perro o gato que se adapta a las necesidades nutricionales. Sin embargo, las redes sociales han puesto de moda algunas tendencias que se alejan de las evidencias científicas, como es el caso de la dieta BARF --Biologically Appopiate Raw Food-- o la alimentación cruda preparada biológicamente.

"En concreto, entre un 60 % y 80 % de la dieta BARF consiste en productos animales sin procesar, ya sea carne, vísceras o huesos, y el resto se basa en verduras y legumbres", explican desde el hospital veterinario Anicura Aros, en Ourense . Los simpatizantes de este régimen defienden que imita la alimentación natural de los animales, atribuyéndole beneficios como una mayor esperanza de vida, facilidad para la digestión y una mejoría en el estado del pelo o dentadura.

Lo que dice la ciencia

Por el contrario, la comunidad veterinaria tiene muy claras las implicaciones de una dieta forzosa en la rutina de un animal de compañía. Su alimentación y metabolismo ya no es igual a la de sus parientes salvajes. Estos cambios facilitan que un régimen basado en productos sin cocinar conlleve la aparición de patógenos en sus órganos y deposiciones, pudiendo transmitirlos a las personas con las que conviven.

Algunas de las bacterias detectadas son el E.coli, la salmonela o el Toxoplasma Gondii, que pueden llegar a las personas sin haber mostrado síntomas previos. Además, estas patologías también pueden generar una menor respuesta a los antibióticos gracias la resistencia específica de este tipo de microorganismos.

Recomendaciones nutricionales

Asimismo, los huesos pueden causar la rotura de dientes y colmillos e incluso problemas estomacales u obstrucciones intestinales. Además, con la alimentación cruda se complica el control de los aportes nutricionales de cada alimento, lo que facilita la aparición de deficiencias alimentarias.

El Colegio Americano de la Nutrición Veterinaria y diferentes estudios europeos no dejan lugar a dudas: las comidas industriales son seguras y saludables para las mascotas. Los alimentos externos pueden ser un aliciente, pero siempre de forma puntual. Todos los alimentos preparados se han medido para satisfacer las necesidades nutricionales de cada animal en condiciones concretas, por lo que representa la forma más eficiente de mantener sanos a los perros y felinos. 

Has leído este contenido de Consumidor Global elaborado por nuestro equipo de redacción y expertos. Si deseas acceder de forma libre a todos los contenidos que producimos te recomendamos suscribirte. Además, podrás recibir asesoramiento legal gratuito por formar parte de nuestra comunidad.
Comentarios

Desbloquear para comentar

Suscríbase

Tenemos
el mejor plan
para el consumidor exigente

Suscríbase
Acceda

Acceso completo

Libere los accesos a todas las secciones bajo suscripción

Contenido exclusivo

Contenido exclusivo

Los mejores artículos, productos, contenido exclusivo y asesoría legal

Suscríbase