• Home

  • Noticias

  • Análisis

  • ¿La última bala del cine? El ‘streaming’ tropieza con los grandes estrenos

¿La última bala del cine? El ‘streaming’ tropieza con los grandes estrenos

Las plataformas triunfan con sus producciones propias, pero fijan unos precios demasiado altos cuando se trata de títulos que también ofrecen las salas

Un cartón de palomitas para ver películas / PIXABAY
Un cartón de palomitas para ver películas / PIXABAY

Las plataformas de streaming, como Netflix, Amazon o Movistar +, ofrecen, por un precio que ronda los 8 y 12 euros, un catálogo limitado, pero extenso, de películas y series para ver en casa o en un dispositivo portátil. El importe también incluye filmes que acaban de salir de las salas de cine. Pero, para ver estos hay que pagar una cantidad extra que, según cómo se mire, puede parecer excesiva. Durante el confinamiento por coronavirus, las salas permanecieron cerradas y más tarde, cuando se pudo salir a la calle con limitaciones, la mayoría de ellas siguieron con la persiana bajada.

En 2020, la mayoría de las películas que estaban listas para su distribución en las salas de cine migraron a las plataformas de streaming. Alguna, como la segunda parte de Borat, protagonizada por el cómico inglés Sacha Baron y disponible en Amazon, se emitió gratis. Pero otras, como la versión en carne y hueso de Mulan, el clásico de animación de Disney, se comercializó por un precio de 4,99 euros. Esta tendencia, pagar en streaming por ver películas de estreno, continuó cuando algunos cines abrieron sus puertas. La superproducción Tenet, del director Christopher Nolan, fue la primera que compartió cine y streaming, pero después le siguieron otras como Godzilla vs. Kong, Adam Wingard, en Movistar +.

El precio de las películas

El precio por ver un largometraje en casa es elevado. La película Cruella, de Craig Gillespie, se exhibe en varios cines de España. En el Capitol, en Madrid, el precio por un pase es de 8,25 euros. Sin embargo, una sesión en la plataforma Movistar+ cuesta 21,99 euros. “Quien tenga una familia con cinco niños, como la mía, le conviene pagar ese precio porque tienes a los niños entretenidos y sin tener que salir de casa”, asegura Yadira Ávalos, productora ejecutiva de Naif Films a Consumidor Global. De la misma forma, la película Viuda negra, que actualmente está en las salas de cine, se puede encontrar en Disney plus por el mismo precio, aparte de la suscripción a dicho canal. 

El coste medio de alquilar en streaming una película es de 4,99 euros en cualquier plataforma. Hoy, los pocos videoclubs de toda la vida que siguen abiertos están especializados en películas de culto y bajo presupuesto. Pero aún queda alguno, como Arfe, en Madrid. Sin embargo, son más un refugio para nostálgicos que negocios lucrativos. El cine ahora se alquila online. “El mercado se está reestructurando. En este momento hay una pelea entre distribuidores, cines, y exhibidores por estrenar en las plataformas”, afirma Ávalos. De hecho, Consumidor Global ha tratado de ponerse en contacto con asociaciones como la Federación de Cines de España (FEDE) o la Asociación de Profesionales de la Producción Audiovisual (APPA) y han declinado participar en este reportaje. De la misma forma, plataformas como Netflix, Amazon o Movistar+ tampoco han querido participar.

¿Desaparecerán las salas de cine?

Sin embargo, ningún experto cree que las salas de proyección están abocadas a desaparecer. Al igual que sucedió con otras tecnologías, como la televisión y la radio, los cines están condenados a ceder parte de su taquilla a las plataformas de streaming. Judith Clares-Gavilán, coautora del libro Distribución audiovisual en internet: VoD y nuevos modelos de negocio, asegura que la crisis de las salas de cine ya existía antes de la pandemia. “El cine tiene que convivir, además de con el streaming, con otras formas de ocio como YouTube y el fútbol. Y ya se buscaron fórmulas para que fuese más accesible para las familias antes de la pandemia y eso que se trata de un producto caro. Desconozco si el precio de las entradas aumentará con el tiempo, pero, si ocurre, no creo que el motivo sean las plataformas”, explica.

Por su parte, Jaume Ripoll, cofundador de Filmin, una plataforma española de video bajo demanda, opina que  “es muy osado pensar que los cines van a desaparecer. Aunque la realidad es que cualquier negocio que ha estado un año y medio cerrado tiene tensiones económicas muy claras. No obstante, el público volverá a las salas para mantener el ecosistema”. Por su parte, la productora asegura que el modelo “se está adaptando”, pero en un futuro “dependerá del tipo de película''. Los largometrajes de cine independiente continuarán existiendo porque tienen un público especializado, y las películas de grandes presupuestos quieren sus estrenos en salas de cine, aunque disminuirá el número de salas”.

‘Streaming’: más oportunidades

Manolo Nieto es director de la Escuela de Cine y Artes Escénicas de Sevilla. Todos los años sus alumnos realizan una película como proyecto final de curso. “Que una distribuidora te la ponga en un cine puede ser difícil, pero una distribuidora de streaming abre más el abanico”, asegura. Uno de los problemas a los que se enfrentan los nuevos directores es que pocos cines se arriesgan a distribuir sus películas. En cambio, las plataformas bajo demanda dan cabida a un gran número de proyectos que, incluso finalizados, antes sólo se exhibían en festivales de cine.

“Creo que este momento es singular, nosotros siempre hemos defendido un estreno simultáneo de películas porque pueden llegar a pueblos y ciudades con menos recursos”, asegura Ripoll. Para muchos expertos, ésta es una oportunidad de llegar a más público “porque cuando haces algo audiovisual, lo que quieres es que lo vea el mayor número de gente”, asegura Avalos. Sin embargo, una de las quejas más recurrentes es que las plataformas de streaming son muy opacas en cuanto a facilitar los beneficios que obtienen con las películas. “La propia industria se queja porque no saben lo que rentabiliza la plataforma, le faltan datos”, concluye Clares-Gavilán.

 

Has leído este contenido de Consumidor Global elaborado por nuestro equipo de redacción y expertos. Si deseas acceder de forma libre a todos los contenidos que producimos te recomendamos suscribirte. Además, podrás recibir asesoramiento legal gratuito por formar parte de nuestra comunidad.
Comentarios

Desbloquear para comentar

Suscríbase

Tenemos
el mejor plan
para el consumidor exigente

Suscríbase
Acceda

Acceso completo

Libere los accesos a todas las secciones bajo suscripción

Contenido exclusivo

Contenido exclusivo

Los mejores artículos, productos, contenido exclusivo y asesoría legal

Suscríbase