Esto es lo que pasa cuando dejas de comer pan

Renunciar a este alimento supone varios efectos secundarios, entre ellos adelgazar y deshincharse

Un pan recién sacado del horno / PIXABAY
Un pan recién sacado del horno / PIXABAY

El pan es un alimento muy presente en la dieta mediterránea. Desde las tostadas del desayuno, al bocadillo de media mañana, como acompañante de las comidas o en el sándwich de media tarde. Pero ¿sería mejor prescindir de este alimento?

La verdad es que cualquier alimento, consumido en su justa medida, es saludable. No obstante, se ha demostrado que el consumo de pan puede hacer engordar, entre otros efectos secundarios.

Lo que pasa cuando dejas el pan

Renunciar al pan tiene algunos beneficios, aunque tal y como advierten los expertos, aunque también inconvenientes. La primera ventaja que se percibe cuando se deja comer pan es que el cuerpo se descincha. Se nota tanto en la báscula como en la ropa. Pero no es grasa lo que se pierde, sino agua. "Cuando los carbohidratos se almacenan en el cuerpo en forma de glucógeno, cada gramo de carbohidratos almacena de tres a cuatro veces su peso en agua", asegura la nutricionista y entrenadora Marie Spano.  Además de perder agua, también, a la larga, se pierde peso, ya que se reducen las calorías diarias consumidas. Según los expertos al mes se podrían perder de media entre 1 y 2 kilos. Otra de las ventajas es que se reducen los antojos, ya que este alimento  contiene carbohidratos refinados que elevan el nivel de azúcar en sangre, un efecto que altera al cerebro y lo hace caer en más tentaciones. No obstante, si se elige comer pan integral, se mejora el nivel de colesterol en sangre y se reduce el riesgo de sufrir una enfermedad cardíaca, un accidente cerebrovascular, obesidad y diabetes tipo 2.

Pero dejar de tomar este alimento también provoca una reducción de la energía diaria y otro aspecto negativo es que puede provocar más inestabilidad emocional. "Los carbohidratos son la principal fuente de energía del cerebro. Cuando una persona reduce los carbohidratos, el cerebro funciona con gases, especialmente a medida que las reservas de glucógeno disminuyen y se agotan", asegura Spano. Al final, cuando el glucógeno se acaba, el cuerpo descompone la grasa y se deshace de pequeños fragmentos de carbono llamados cetonas. El resultado: mal aliento, sequedad de boca, cansancio, debilidad, mareos, insomnio, náuseas y confusión mental. 

¿Es mejor comer o no pan?

Se puede consumir pan, pero de una manera más controlada y si se escoge un pan saludable, mejor. El más sano es aquel que contiene más grano y el que esté compuesto por harina 100 % integral.

Es mejor decantarse por panes como el de centeno, de trigo vegetal o de avena, ya que tienen más fibra, nutrientes, son fuentes de hierro y ayudan a reducir el colesterol

Has leído este contenido de Consumidor Global elaborado por nuestro equipo de redacción y expertos. Si deseas acceder de forma libre a todos los contenidos que producimos te recomendamos suscribirte. Además, podrás recibir asesoramiento legal gratuito por formar parte de nuestra comunidad.
Comentarios

Desbloquear para comentar

Suscríbase

Tenemos
el mejor plan
para el consumidor exigente

Suscríbase
Acceda

Acceso completo

Libere los accesos a todas las secciones bajo suscripción

Contenido exclusivo

Contenido exclusivo

Los mejores artículos, productos, contenido exclusivo y asesoría legal

Suscríbase