“No hay ninguna película en versión original en los cines de mi ciudad”

Los largometrajes doblados se comen la cartelera, mientras cada vez hay más espectadores que piden sesiones en su idioma genuino

Una sala de cine / UNSPLASH
Una sala de cine / UNSPLASH

En los primeros meses del año se aglutina el grueso de los premios que conceden los académicos del cine. Los Globos de Oro, los Goya, los Bafta y una larga lista de galardones que acaba en un galante colofón con las estatuillas doradas de los Oscar. Los cinéfilos se juntan para desfogarse y hacer sus quinielas, mientras los más rezagados se apresuran a ver en la gran pantalla los filmes pendientes antes del homenaje. Entretanto, en las carteleras, pocas son las películas que se proyectan en versión original. 

Los largometrajes doblados dominan las salas, pero, en contrapartida, cada vez hay más adeptos a las películas en Vose (Versión original con subtítulos en español) que reclaman más sesiones en esta modalidad. No obstante, pese a las súplicas, el sector apuesta por el doblaje y deja en mano de plataformas como Netflix o HBO la labor de emitir dichas películas en su legítimo idioma, si el usuario así lo prefiere. ¿Por qué?

Ni un sola sesión en versión original

Ildefonso A. G. tiene un blog, CinemaRec, donde publica reseñas y reflexiones acerca de las películas del momento y, por supuesto, de los clásicos. El pasado viernes 26 de enero, el crítico le echó un vistazo a la cartelera del cine más próximo, pero no localizó ninguna en versión original, así que amplió la búsqueda sin mucha fortuna. “No hay ninguna película en versión original en los cines de mi ciudad, Córdoba, este fin de semana. Es alucinante”, informa. 

Estatuillas que se entregan en los premios Goya   Biel Aliño   EFE
Estatuillas que se entregan en los premios Goya / Biel Aliño - EFE

La misma suerte corrió Javier Cañavate cuando quiso ver la película Dune con el propósito de prepararse para la segunda parte que se estrenará el próximo marzo. “La reestrenan en pocos cines y en Málaga de momento no está en versión original. Odio que los cines nos den tan pocas oportunidades a los que queremos verla en su versión original. Ni una sola sesión”, remata. 

Los cines apuestan por el doblaje

Lo cierto es que, en la antesala de los premios Goya que se celebrarán este 10 de febrero, de las 21 películas que se proyectan en las salas de Cinesur, tan sólo tres son en versión original. 

Esta situación se extrapola al resto de empresas cinematográficas que se reparten en el territorio nacional. En la cartelera de Kinépolis sólo se pueden encontrar cinco películas en versión inglesa de 24 que se anuncian. Como último ejemplo, en las salas de Cinesa, de diez largometrajes que se emiten, sólo dos son en la lengua genuina. 

¿A qué se debe esta marginación?

Martín Caínzos, realizador audiovisual y profesor de Guión y Dirección Audiovisual en la escuela Treintaycinco mm, explica a Consumidor Global que el hecho de que cada vez haya menos opciones para ver películas en versión original obedece a dos factores que pueden parecer contradictorios. 

“Por un lado, en una sociedad cada vez más plural, diversa y globalizada, la gente es más consciente o, directamente, tiene más interés en ver cine de otras culturas o países. Este interés visible, hace que las distribuidoras y productoras destinen más fondos al doblaje de estas obras para que lleguen a más espectadores”, señala el experto.

La ley de la oferta y la demanda impera

“Lo que ha cambiado es la proporción de películas dobladas porque ha aumentado esa posibilidad”, advierte Caínzos. “Esta diferencia varía entre ciudades, incluso en los cines de una misma población. Al final, atendiendo a la proporción de gente que acude a una sesión doblada o subtitulada, al querer más gente ir a la primera, los segundos acaban siendo los perjudicados”, argumenta.

Una persona viendo la cartelera de un cine   EP
Una persona viendo la cartelera de un cine / EP

No obstante, el realizador audiovisual destaca positivamente que, para los amantes del original, en las ciudades cada vez hay más salas --normalmente pertenecientes a centros culturales-- que dan la posibilidad de acceder a esas obras, tal y como les gustan. “Así que es cuestión de los espectadores mantenerse informados sobre las posibilidades”. 

El debate interminable

Hoy en día, el debate todavía perdura. ¿Es mejor ver las películas dobladas o en versión original? “Y, como hace años, esta es una discusión que, por ahora, no lleva a ningún sitio. No hay una respuesta correcta”, subraya Caínzos. 

Es igual de válido querer ver una obra pudiendo disfrutar de la interpretación íntegra de los actores y actrices originales, sin reinterpretación de los diálogos, como querer ir a ver la película en tu propio idioma, por cariño a la profesión del doblaje o, simplemente, por comodidad”, insiste el experto. Sin embargo, el deseo de disfrutar de las voces originales de los actores se complica cuando las salas de los cines rehuyen de esta opción cada vez más aclamada y aplaudida. 

Has leído este contenido de Consumidor Global elaborado por nuestro equipo de redacción y expertos. Si deseas acceder de forma libre a todos los contenidos que producimos te recomendamos suscribirte. Además, podrás recibir asesoramiento legal gratuito por formar parte de nuestra comunidad.
Comentarios

Desbloquear para comentar

Suscríbase

Tenemos
el mejor plan
para el consumidor exigente

Suscríbase
Acceda

Acceso completo

Libere los accesos a todas las secciones bajo suscripción

Contenido exclusivo

Contenido exclusivo

Los mejores artículos, productos, contenido exclusivo y asesoría legal

Suscríbase
Sea el mejor consumidor únase a nuestro club.