Llega la Nespresso de los pasteles: cápsulas hipercalóricas para ricos

Una startup argentina comercializa un nuevo dispositivo electrónico que convierte la alta repostería en una experiencia gourmet de consumo particular no apta para adictos a los dulces

Un postre recién salido de la máquina de cápsulas Tigoût, la Nespresso de los pasteles / TIGOÛT
Un postre recién salido de la máquina de cápsulas Tigoût, la Nespresso de los pasteles / TIGOÛT

Para hacer un exquisito coulant de chocolate ya no es necesario tener nociones de repostería; ni llenar la cesta de la compra con mantequilla, huevos, azúcar, harina, cacao en polvo y chocolate negro; ni pasarse más tiempo limpiando que cocinando. Disfrutar de un postre para chuparse los dedos sin salir de casa y sin tirar de delivery es mucho más simple que todo eso. Receta coulant: clic. Cocinar: clic. Y en tan solo cinco minutos, está listo un cremoso y delicioso coulant de chocolate negro belga con un relleno líquido que se desborda nada más hincarle el tenedor.

Con Tigoût “podemos disfrutar de una pastelería digna de un hotel 5 estrellas, elaborada solo con ingredientes naturales, sin salir de casa y en pocos minutos”, expone a Consumidor Global Rodrigo Córdoba, fundador y CEO de la startup argentina que acaba de lanzar en Madrid este innovador dispositivo al que llaman la Nespresso de los cupcakes. “Allí donde haya una máquina de café, Tigoût quiere estar al lado, somos el acompañamiento idóneo”, añade el emprendedor sobre este robot pastelero que no está al alcance de todos los bolsillos.

Una mujer extrae un pastelito de la máquina de cápsulas apodada la Nespresso de la repostería / TIGOÛT
Una mujer extrae un pastelito de la máquina de cápsulas apodada la Nespresso de la repostería / TIGOÛT

¿Cómo funciona Tigoût?

El funcionamiento de Tigoût es similar al de la Nespresso. Basta con coger una cápsula, sacarle la tapa, ponerla en uno de los cuatro moldes de que dispone la máquina, seleccionar una de las seis recetas --Dark Explosion, Guilty Caramel, Dark Pleasure, White Blend, British Soul y Cheesy Bomb-- y darle al botón de cocinar. Seis postres ideados por el pastelero argentino Damián Betular que tardan entre cinco y doce minutos en hacerse. Las cápsulas se deben guardar en su envase original en el congelador y tienen una vida útil de un año. En 2022 “sacaremos recetas sin gluten, para veganos, bajas en azúcar y una mayor variedad de recetas saladas”, apunta Córdoba.

A nivel técnico, Tigoût es un horno inteligente conectado a la nube. Desde un punto de vista emocional, es la posibilidad de disfrutar de la pastelería de autor en cualquier momento y en cualquier lugar. “No había visto nunca nada parecido. Es una experiencia. Me parece interesante”, opina Manel Morillo Prieto, el fundador de Con Gusto Consulting.

Un precio elitista

Tigoût está disponible solo en la Comunidad de Madrid a través de la página web de la empresa y tiene un precio de 339 euros. Las primeras 300 unidades de preventa tienen una bonificación de 150 euros en cápsulas, lo que equivale a 100 cápsulas, se pueden probar durante 30 días y devolver si el cliente no queda satisfecho, y el envío es gratuito. Una vez hecho el pago, los dispositivos se empezarán a entregar durante la segunda quincena de noviembre.

“Nuestro público es de poder adquisitivo medio-alto. Se podría decir que nuestro target son aquellas personas que tienen la Thermomix, los amantes del café que tienen su máquina de cápsulas, para foodies…”, apunta Córdoba. Tigoût tiene un coste elevado que la gran mayoría no se puede permitir. “Con ese precio no creo que esté dirigido a particulares, sino a hostelería y cafeterías”, opina Morillo.

La Nespresso de los pasteles junto a las seis recetas que se venden en cápsulas / TIGOÛT
La Nespresso de los pasteles junto a las seis recetas que se venden en cápsulas / TIGOÛT

Cápsulas hipercalóricas y procesadas

“¡Qué mala pinta tienen!”, es la primera reacción de las nutricionistas en referencia al valor nutricional de las cápsulas de Tigoût, la Nespresso de los pasteles. Cada cápsula de 35 gramos contiene entre 104 y 170 kilocalorías, un altísimo valor calórico si lo comparamos con la tarta de queso de Mercadona --266 kilocalorías por cada 100 gramos--, por ejemplo. El coulant (Dark explosion) y el clásico scon inglés (British soul), que son los productos más vendidos de Tigoût, tienen 131 y 160 kcal por porción. Además, el British se lleva la palma en cuanto a carbohidratos --16 gramos por cada 35-- y grasas --13 gramos, de las cuales 5,6 son saturadas--.

“Más allá de las kilocalorías, que son altas, al final, si tenemos en cuenta el tipo de alimento que es y los ingredientes que contiene --harina y azúcar refinado, aceite de girasol, fécula de mandioca…-- es como cualquier postre ultraprocesado que puedas comprar en el supermercado", expone a Consumidor Global Beatriz Robles, doctora en Ciencia y tecnología de los alimentos especializada en seguridad alimentaria, quien añade que Tigoût es un producto innovador cuyo formato de monodosis puede resultar muy atractivo, pero "no es recomendable y su consumo deberá limitarse a ocasiones cuanto más esporádicas mejor".

Has leído este contenido de Consumidor Global elaborado por nuestro equipo de redacción y expertos. Si deseas acceder de forma libre a todos los contenidos que producimos te recomendamos suscribirte. Además, podrás recibir asesoramiento legal gratuito por formar parte de nuestra comunidad.
Comentarios

Desbloquear para comentar

Suscríbase

Tenemos
el mejor plan
para el consumidor exigente

Suscríbase
Acceda

Acceso completo

Libere los accesos a todas las secciones bajo suscripción

Contenido exclusivo

Contenido exclusivo

Los mejores artículos, productos, contenido exclusivo y asesoría legal

Suscríbase