• Home

  • Noticias

  • Alimentación

  • Carlos Ríos, contra los expertos que critican su crema de cacao: “La mafia mueve sus hilos”

Carlos Ríos, contra los expertos que critican su crema de cacao: “La mafia mueve sus hilos”

El influencer reacciona encolerizado contra los nutricionistas que alertan de que su último lanzamiento incumple la normativa sobre el etiquetado de productos azucarados

Carlos Ríos, el  'gurú de la comida sana' / EUROPA PRESS
Carlos Ríos, el 'gurú de la comida sana' / EUROPA PRESS

A Carlos Ríos no le gustan las críticas. Al menos eso es lo que se deduce tras su airada respuesta a los expertos que alertaron de las deficiencias de su último lanzamiento, una crema de cacao. Según el conocido fooder, esas críticas negativas responden a una oscura campaña de la industria de los ultraprocesados contra él y contra su proyecto de “comida real”. “La mafia está moviendo sus hilos”, ha llegado a denunciar.

La semana pasada Ríos, el influencer, nutricionista y ahora también empresario, lanzaba su crema de cacao, sin duda alguna el producto más esperado por sus fans. Después del hummus, el mutabal, el gazpacho y el salmorejo, el gurú de la comida sana, tenía pendiente el dulce. La premisa era clara: emular una crema como la Nocilla y la Nutella, pero sin azúcares. El jueves, el día del estreno del nuevo alimento, el equipo de Consumidor Global probó la crema y solicitó la opinión de una experta. Sin embargo, a Ríos no le ha gustado el veredicto y ha reaccionado con virulencia contra este medio y contra los especialistas. Pero, ¿por qué el influencer no tiene razón?

La ley es la ley

“La industria de los ultraprocesados no ha tardado en reaccionar a nuestro lanzamiento de la crema de cacao”, explicaba Ríos en un post de Instagram que antecedía a otro con la información de Consumidor Global. Sin embargo, esa información no procedía de la industria de los ultraprocesados, sino de lo expuesto por la prestigiosa nutricionista Beatriz Robles. Y la tecnóloga de los alimentos y divulgadora científica detectó dos errores en su etiquetaje. “Me han contactado algunos medios de comunicación por un supuesto caso de ‘ilegalidad’ en el etiquetado de nuestro producto. La demanda la justifican porque dicen que nuestra crema no puede anunciarse como sin azúcares añadidos porque lleva dátil”, admitía Ríos. 

En la parte frontal del envase de la crema del influencer aparece la mención "sin azúcares añadidos y sin edulcorantes”. Dicha referencia está regulada por los reglamentos de la UE 1924/2006 y 1169/2011, que señalan que ningún alimento puede emplear esta connotación si hay algún componente que se utilice por sus propiedades edulcorantes, como es el caso del dátil en la crema de Ríos. Un error que bien podía eludir el empresario justificando que es para aportar fibra o para darle sabor de la crema, pero en el etiquetado de la crema en la parte trasera Ríos afirma que “se emplea el dátil para endulzar de forma natural”.

La publicación de Carlos Ríos / INSTAGRAM CARLOS RÍOS
La publicación de Carlos Ríos / INSTAGRAM CARLOS RÍOS

“Somos muchos, Carlos”

Para Ríos el error no es suyo y, en vez de rectificar, insistía en que “este argumento es típico de la industria de los ultraprocesados, porque a ellos no les interesa diferenciar la calidad de los ingredientes”. “Quieren retirar nuestra crema de cacao del mercado”, concluía.

Pero las respuestas no se han hecho esperar. “Basas tu pobre comunicación en criticar todos los procesados, creas tu propio procesado, te lo analizan, apuntas a los demás por conflictos de interés, te inventas que prohibirán tu producto y aseguras que estás cambiando la sociedad… Diría que alguien va de iluminado y no pasa de conspiranoico”, escribía en Twitter el editor José Fernando Ramírez. De hecho, muchos rostros conocidos de la comunidad foodie, tecnólogos de los alimentos y nutricionistas, se han manifestado en Twitter después de que Ríos alentará a sus fans de desprestigiar tanto a este medio, como a la profesional que valoró el producto. “Somos muchos, Carlos”, señalaba Laura Caorsi, periodista especializada en alimentación y salud. Pero Ríos ha seguido en sus trece: “Quien crea que esta campaña de intento de desprestigio no está orquestada por la industria de los ultraprocesados... ESTÁ CIEGO”

El debate no está en el dátil

En sus stories, publicaciones y tuits --sí, aunque el influencer no tenga Twitter, ayer escribió desde la cuenta de MyRealFood-- Ríos optó por soslayar la cuestión de si cumplía o no la legislación vigente y se centró en defender que el azúcar procedente de los dátiles es más sano que el refinado.

Pero otros especialistas le reprocharon su estrategia evasiva. “Las críticas que se han hecho han sido justificadas y robustas, y aquí les dices a tu comunidad que el argumento que usan ellos es equiparar dátil a azúcar. NO, NO, NO ese argumento no se ha esgrimido, la gente que ha criticado el etiquetado de tu Nocilla en RRSS lo ha explicado perfectamente”, apuntaba Aitor Sánchez, autor del blog Mi dieta cojea y tecnólogo de los alimentos. “Al menos encajemos las críticas y si la normativa no está bien le quitas el ‘sin azúcares añadidos’ y a seguir vendiendo. Pero no montes un drama como si fuera un complot”, añadió.

La crema de Carlos Ríos ¿es un ultraprocesado? 

​”Que lleve dátiles, en vez de azúcar, no quiere decir que sea bueno, en realidad es menos mala que las tradicionales, pero sigue siendo un producto de consumo ocasional que equivale a las cremas de cacao ultraprocesadas”, aseveró Beatriz Robles a Consumidor Global


La crema de Carlos Ríos es más saludable que la Nutella o la Nocilla, pero no por eso obtiene impunidad ni puede considerarse un referente de la comida sana. A raíz de la polémica, Miguel A.Lurueña, autor de Que no te la líen con la comida, citó varias frases de su libro para entender qué papel juega el dátil en  la crema de Ríos. “Si en lugar de utilizar azúcar convencional se añaden dátiles, miel o mosto, el producto parece más saludable, porque además va acompañado del mensaje ‘sin azúcares añadidos’. Sin embargo esta práctica está prohibida por la legislación. Sustituir el azúcar por miel o mosto es, al fin y al cabo, añadir azúcar, aunque en un formato que goza de mejor imagen”, reiteraba Lurueña.

Has leído este contenido de Consumidor Global elaborado por nuestro equipo de redacción y expertos. Si deseas acceder de forma libre a todos los contenidos que producimos te recomendamos suscribirte. Además, podrás recibir asesoramiento legal gratuito por formar parte de nuestra comunidad.
Comentarios

Desbloquear para comentar

Suscríbase

Tenemos
el mejor plan
para el consumidor exigente

Suscríbase
Acceda

Acceso completo

Libere los accesos a todas las secciones bajo suscripción

Contenido exclusivo

Contenido exclusivo

Los mejores artículos, productos, contenido exclusivo y asesoría legal

Suscríbase