¿Qué es el retinol y cuáles son los riesgos de la cosmética de activos?

Este elemento se ha popularizado mucho en el mundo ‘beauty’ hasta convertirse en uno de los productos antiedad con mayores garantías científicas, pero también tiene sus condicionantes

Una chica con unas gafas de sol y una mascarilla con retinol / PEXELS
Una chica con unas gafas de sol y una mascarilla con retinol / PEXELS

En nombre de la belleza se ha arriesgado hasta la propia vida. Y es que, ¿cuál es el precio de la eterna juventud? La reina Isabel I de Inglaterra falleció a causa de un envenenamiento paulatino provocado por el maquillaje blanco, muy común en esa época --elaborado con vinagre y plomo--. La mezcla cosmética era muy apreciada por la monarca, quien se untaba la cara hasta parecer casi una estatua funeraria, según decían los chismorreos de palacio. No obstante, esta obsesión enfermiza por su imagen no era más que una estrategia política para evitar que alguien la cuestionara por el hecho de ser mujer. Por vanidad, por poder, por presión o por placer, disimular el paso de los años siempre ha sido una asignatura importante para el común de los mortales. Ahora, por fortuna para muchos, parece que el plomo ha pasado de moda, pero otros activos han saltado a la palestra. 

Es el caso del ácido retinoico, la forma más potente de vitamina A, que presenta beneficios excepcionales en la piel. De hecho, como dijo la dermatóloga Dendy Engelman, una de las más famosas de EEUU, “si juntas a diez dermatólogos en una sala y les preguntas por el ingrediente antiedad más eficaz del mundo, todos sin excepción señalarán la vitamina A". Pero no es oro todo lo que reluce, ya que utilizar este activo sin criterio puede llevar a “irritaciones, sequedad o descamación de la piel”, como alerta Maite Herrera, doctora en biología molecular y autora del blog Guia de la Piel. 

¿Qué es el retinol y para qué sirve?

“Los retinoides son compuestos que incluyen a la vitamina A, y otros derivados, como el ácido retinoico (vitamina A activa) y los ésteres de retinilo”, explica Herrera. De hecho, según esta experta “en la actualidad estos activos se consideran como uno de los tratamientos antiedad con mayor garantía”. 

El retinol reduce las arrugas, aumenta la elasticidad de la piel, frena la pigmentación en la piel, actúa como antioxidante y puede también utilizarse como un tratamiento para combatir el acné. Sus propiedades son infinitas de la misma manera que opciones en los lineales de las tiendas especializadas o farmacias. No se necesita prescripción médica para comprar alguna de sus fórmulas cosméticas y desde hace un par de años, este activo, se ha convertido en la panacea cosmética más demanda por todo tipo de públicos. “Nos preguntan por retinol desde chicas jóvenes que empiezan a crear su rutina cosmética a mujeres de edad avanzada que quieren incluirlo en sus cuidados. Es una locura”, corrobora Meri Fonollosa, maquilladora y trabajadora de Druni. 

Consejos antes de utilizarlo 

Pero aunque la compra de este activo está libre de cualquier consentimiento médico, su aplicación tiene condicionantes. “El retinol solo se puede usar por la noche, ya que deja la piel más sensible de lo habitual y al día siguiente es vital utilizar crema solar si no se quiere acabar con quemaduras”, apunta Anna Sempere, farmacéutica y experta en el cuidado de la piel. Además, este activo no es necesario utilizarlo si se tiene menos de 25 años, si se está embarazada o en periodo de lactancia. Según Sempere, en el momento de aplicarlo se debe evitar siempre el contacto con los ojos, párpados, mucosa nasal, boca o heridas abiertas. Y, ante todo, “no mezclarlo con otros activos: si se tiene dudas, hay que preguntar a la farmacéutica”. 

“Se debe empezar aplicando el activo entre una y dos veces por semana para acostumbrar a la piel y, pasadas unas semanas, ya se puede aumentar la frecuencia. Aun así, es normal que los primeros días la piel se sienta más seca de lo normal”, explica Berta García Estrada, farmacéutica especializada en cosmética y dermofarmacia.

El retinol de la marca The Ordinary / PRIMOR
El retinol de la marca The Ordinary / PRIMOR

Bueno, bonito y barato: los más asequibles 

Para empezar con este producto de una forma gradual y acostumbrar así la piel, Herrera considera que el Retinol de Ikey List o el The Ordinary son unas buenas opciones. Los dos cuestan 9,99 euros y tienen 30 mililitros, el primero se vende en Sephora y Amazon, y el segundo en Primor, Druni y también en Sephora y Amazon. “Son productos muy agradables en el tacto y al contener un 0,3 % de concentración de activo pueden provocar menos irritación”, confirma la especialista. 

Otras opciones disponibles en las farmacias son el de la marca GH y el de la La Roche Pasay que ascienden a 30 euros por cada frasco de sérum de 30 mililitros. Tienen la misma cantidad de retinol que las anteriores pero son más caras por cuestiones de marca. Elegir uno de los productos es cuestión de gustos y preferencias, aunque la farmacéutica Sempere remarca que “ante la duda, siempre es mejor consultar con el farmacéutico de confianza.

Has leído este contenido de Consumidor Global elaborado por nuestro equipo de redacción y expertos. Si deseas acceder de forma libre a todos los contenidos que producimos te recomendamos suscribirte. Además, podrás recibir asesoramiento legal gratuito por formar parte de nuestra comunidad.
Comentarios

Desbloquear para comentar

Suscríbase

Tenemos
el mejor plan
para el consumidor exigente

Suscríbase
Acceda

Acceso completo

Libere los accesos a todas las secciones bajo suscripción

Contenido exclusivo

Contenido exclusivo

Los mejores artículos, productos, contenido exclusivo y asesoría legal

Suscríbase